Inicio | Trayectoria | Trabajos | Bonsai Studio | Galería Fotográfica | Links | Contacto

Perfil.com
Anibal Fernandez

Marita Gurruchaga en el programa de Mañaneras 

Revista Española InterBonsai Magazine 

Nota publicada
en Página 12 

Nota publicada en economiayviveros.com.ar 

 

Fotografiando bonsáis. Primera parte  

Fotografiando bonsáis. Primera parte  

 

Viaje a Ecuador 2008

Alumnos del 1er. Cuatrimestre 2008

Viaje a Brasil 2008

Taller de Juníperos

Taller de los jueves

Presentación de la revista

Fotos alumnos
1er. Cuatrimestre

Taller de Sebastián Ferlini
y sus alumnos

Visita a Sudáfrica

Clase de Martín Erculiani

Alumnos del 2er. Cuatrimestre 2006

Alumnos del 1er. Cuatrimestre 2006

X Encuentro de Bonsai - Mandaguarí - BRASIL

Trabajos de Bonsai Studio
(01/05/06)

Fotografías con Maestros del Bonsai

 

Guía para la compra de yamadori y árboles en gral

Bonsai en América del Sur

Desde Capilla del Monte

 

Los primeros fríos

Murraya

Técnicas
de poda

Formas de árboles,
estilos de bonsai

Los hongos útiles

 

Nota publicada en www.economiayviveros.com.ar en Marzo de 2011

Marita Gurruchaga
La referente nacional en el arte del bonsai y diseñadora de los arreglos florales de la Quinta de Olivos habla de sus emprendimientos, y de la relación con su alumno más popular: el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

¿Cuántos años hace que te dedicas al arte del bonsái?
Ya hace más de treinta… Recuerdo que la primera vez que vi un bonsái, fue en la Rural, en la Exposición del Sesquicentenario de la Revolución de Mayo, en 1960. A partir de ese momento, comencé a suspirar por tener uno. Sueño que se cumplió cuando mi marido me regaló un ombú.
De entrada me limité a cuidarlo, pero me di cuenta de que si quería mantenerlo, era necesario informarme. Como solo conozco dos maneras de hacer las cosas (bien o mal), me puse a estudiar. No fue una tarea fácil, la literatura sobre el tema era escasa, no había Internet… pero para hacer honor a mis ancestros vascos, insistí en la búsqueda y aquí estoy.

¿Qué nació primero: el vivero, la escuela o la revista (Bonsái Puntoar)?
El vivero y la escuela nacieron al mismo tiempo. Con respecto a la revista, durante tres años había publicado para Ediciones Bienvenidas unos fascículos con el nombre de “Curso práctico de bonsái”, pero una revista como Bonsái Puntoar era un sueño largamente acariciado, que concreté con Sergio Luciani, quien fue mi alumno y, en la actualidad, es mi socio en la editorial y uno de los jóvenes maestros de bonsái. Me llena de orgullo ver crecer en este arte a las personas a quienes les transmití mi pasión por el bonsái.

¿Cómo vives la experiencia de dar clases?
A pesar de que cuando renuncié a mi cargo de maestra había dicho que nunca más me dedicaría a la enseñanza, la docencia es una vocación muy fuerte y dar clases es lo que más me gusta hacer. Sobre todo, recibir gente que no tiene ni la más remota idea de este arte y menos todavía de plantas. Es lo mismo que enseñar a leer y a escribir.

¿Qué características tienen tus cursos?
Como el bonsái es una de las artes Zen, mis cursos comienzan con una clase en la que se habla de los orígenes y las características de este arte, los elementos y principios del diseño, los estilos básicos. Ya que la “materia prima” es un organismo vivo en continua evolución, en el curso, además de las técnicas específicas, hay un espacio consagrado a la botánica y a la fisiología. El curso básico dura cuatro meses, después hay talleres a los que la gente concurre para continuar con la práctica e incorporar nuevas técnicas. Los sábados son los días de mayor concurrencia, y los alumnos más antiguos colaboran con los novatos.

¿Quién es tu referente en este arte?
En el país, sin lugar a dudas, Hirata-san.

¿Y en el exterior?
Entre los maestros japoneses Kimura y Kobayashi; en el Brasil, Hidakka-san,Regina Suzuki; de los europeos, puedo mencionar a Salvatore Liporace, Marco Invernizzi, David Benavente; no puedo olvidarme de los maestros del resto el continente americano, como Solita y Chase Rosade, Pedro Morales y tantos más...

Actualmente, ¿que concentra la mayor parte de tu energía: el vivero, la enseñanza del arte del bonsái o la revista?
El vivero es lo que me demanda más tiempo, pero también es cierto que, a pesar de que doy clases desde hace muchos años, siempre hay algo nuevo para incorporar (preparar el material audiovisual, actualizar los apuntes, etc.). Por otro lado, la actividad de la revista también es intensa, y aunque somos dos para pensar y elaborar el material, también requiere mucha dedicación.

¿Cómo nace la publicación?
Como te dije, Bonsái Puntoar fue un sueño muy anhelado, el primer número vio la luz en la primavera del 2007. Ese año hicimos seis ejemplares, pero nos dimos cuenta de que era un esfuerzo físico y mental desmedido y tomamos la determinación de que fuera un número para cada estación.
¿Cuáles son las metas que se plantearon?
Nuestra revista tiene como objetivo compartir y difundir técnicas y actividades, y además ser un espacio a disposición de todas las personas y asociaciones que se dedican al arte del bonsái. Está hecha a pulmón, con gran esfuerzo pero vale la pena. Es la única revista especializada en Latinoamérica. Tenemos suscriptores en Brasil, Venezuela, Ecuador y Colombia. Además, en el 2009, durante las Olimpíadas de Bonsái en Puerto Rico, recibimos una medalla dorada por nuestra publicación.
El año pasado se conoció por todos los medios que el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, es uno de tus más antiguos alumnos,

¿cómo es que se difundió dicha noticia?
En una entrevista que le hizo Jaime Bayly, cuando le preguntó “cómo es esto del bonsái”, Aníbal dijo: “Marita es mi sensei y mi amiga”. A partir de ese momento, siempre que le preguntan por el bonsái, recibo un llamado de los medios. Además, públicamente, cada vez que puede habla de bonsáis. Es mi alumno más famoso y, además, me honra con su amistad.
¿Qué repercusiones tuvo para tu actividad?
Únicamente, periodística. El hecho de que se sepa que Aníbal es mi alumno no tiene otra resonancia. Y cuando aparece por el vivero, la gente queda muda: no puede creer que llegue sin custodia y salude a los habitués con tanta familiaridad, intercambie conocimientos y comparta una clase.
En tu condición de diseñadora de los arreglos florales de la Quinta de Olivos, ¿qué aspectos procuras tener en cuenta al momento de elaborarlos?
No sigo ningún protocolo, sé qué flores le gustan a la Presidenta. Las rosas y las orquídeas le agradan mucho, y en la temporada de los cimbidium, siempre hay un par de plantas en flor. Las fui comprando a lo largo de estos años y personalmente me ocupo de cuidarlas para que vuelvan a florecer. Algunas veces, corto las varas para ponerlas en un florero, pero en general, las mantengo en la maceta.

¿Qué sueño tienes por cumplir?
A pesar de que con mi marido hemos viajado mucho, tengo pendiente visitar el Japón, algo que concretaremos el próximo mes de abril.

Foto: Sergio Luciani
 

 Inicio | Cursos y Talleres | Trayectoria | Trabajos | Bonsai Studio | Galería Fotográfica | Links | Contacto
Bonsai Studio |Todos los derechos reservados |Copyright 2005-2010

|  DIseño y Hosting  AsianDesign